La Sala de lo Social del TSJ Castilla-La Mancha, ha dictado una sentencia, de fecha  25 de junio de 2014 (recurso número 372/2014), por la que establece que la modificación de condiciones de trabajo establecida por la empresa, para encomendar al trabajador tareas vejatorias, como es no encargarle actividad alguna, o dar de comer y pasear al perro del encargado, además de la realización de otras tareas marginales, menoscaba la dignidad del trabajador y justifica la resolución del contrato de trabajo.